La multiculturalidad del conflicto

Apuntes de la conferencia de Alejandro Nató en la Universidad Nacional del Comahue

Por medio de nuestra tarea cotidiana, conocemos y trabajamos sobre y con la mediación pre- judicial, por el momento solo en el fuero Civil, tratando de solucionar conflictos en donde intervienen por lo general dos partes. Es sabido que no es la única forma de lograr este objetivo.

En esta oportunidad hablaremos de la mediación que le compete al ámbito comunitario. Espacio entrecruzado de relaciones, ví­nculos, representaciones.

Para comenzar a introducirnos en el tema es preciso conocer algunas caracterí­sticas de esta forma de Mediar. En principio no es obligatorio concurrir con abogados.  Es una forma mas de ejercer la ciudadaní­a y desde allí­ ser multiplicadores de la democracia. Conforma un sistema de redes donde todos los actores son protagonistas, promoviendo una comunicación positiva.

La mediación comunitaria esta inmersa en una realidad social particular, hay una cultura social que busca judicializar los conflictos antes de resolverlos por otra ví­a que promueva la comunicación positiva generando espacios donde todas las voces sean escuchadas.

Para que todas estas voces realmente sean escuchadas, es preciso quitarnos los prejuicios, y aunque sea fácil decirlo y común escucharlo, solo podemos lograrlo a través del ejercicio de aceptar a otro, aún totalmente distinto a uno.

En este sentido, aceptamos la multiculturalidad del conflicto, entendiendo a ésta como la coexistencia de todas las culturas.

¿Y cuándo hablamos de cultura, a qué hacemos referencia? A todo lo que hace el hombre en un lugar y un momento determinados. Desde allí­, desde la cultura, que cada uno construye de acuerdo a su lugar de nacimiento, su familia, sus experiencias, etc., es de donde nos posicionamos en relación a otro ser humano. Construimos nuestra propia realidad a partir de la influencia de nuestro entorno y de los medios de comunicación.

La mayorí­a de los conflictos comunitarios surgen de las fronteras ficticias que son construidas.

Para hacer un análisis de los conflictos comunitarios dividimos la problemática en ejes centrales como la religión, etnia, ideologí­a, género, pertenencia sexual, pertenencia generacional, desigualdad social.

Cada persona tiene una posición tomada acerca de estos temas, fundamentales para lavida.

La opción que cada persona tome acerca de su forma de vivir hacen a la Diversidad Cultural, ésta lleva aparejado un Choque Cultural, entre aquellos que piensan de distintas maneras.

Como propuesta y salida a este enfrentamiento, la propuesta es el Diálogo Intercultural, basado en el respeto a la identidad y el reconocimiento. El ejercicio de este tipo de encuentro y diálogo, fortalecerí­a la Integración Social.

En tal sentido, la mediación Comunitaria busca aquellos puntos de encuentro entre las partes, sin adentrarnos en los valores fundacionales de las mismas, que como se mencionó antes, hacen a la esencia de cada persona.

Se trabaja por medio del diálogo, pero es aún más sencillo si las partes pueden escribir aquello que anhelan acordar, porque las ideas se reordenan, dando luz a una posible solución.

El desafí­o es nuestro, por lo menos de aquellos que realmente queremos vivir en una sociedad con paz social, y para ello debemos comprometernos a trabajar sobre nuestras propias barreras, aquellas que anteponemos ante aquel que no comparte nuestra ideologí­a, pero con el cual tenemos puntos de encuentro, porque compartimos un mismo tiempo y espacio.

 

por Natacha Hadadd – Integrante de la Delegación Villa Regina del CEJUME de la SegundaCircunscripción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.