La reciente movilización social en la capital turca de Ankara encontró lo más positivo que puede otorgar un sistema democrático: el protagonismo del pueblo en las calles clamando por la paz como consigna central.
0
0
0
s2sdefault